Llamada de atención a mi mismo

En la búsqueda inconsciente del amor que cada persona pueda encerrar hacia mi me he encontrado con varias barreras que me han sido difíciles de superar. Y no hablo de la apatía o la mentira o de cualquier otro factor externo a mi, estas barreras, al fin y al cabo, pueden ser superadas simplemente mirando a los ojos a la persona a quien afectan. No, las verdaderas barreras entán en mi interior, son mis propias mentiras y apatías hacia mi mismo las que muchas veces truncan las relaciones que mantengo con los demás.
En épocas en que sólo vacío siento, extrapolar este vacío a los demás sólo me puede ocasionar perjuicio, pues sólo vacío recibiré de ellos en los momentos que más necesidad tengo de que me llenen.
Nota mental: Cambiar esto. Sólo detrás de mi sonrisa se puede esconder la sonrisa que logre sacarme del estado en que me encuentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *