Días nublados

No se que me pasa los días nublados. Mantengo una relación dicotómica de amor-odio con ellos. Me encantan… verme envuelto con la Oscuridad, notar como la lluvia resbala por mi pelo, mi cara, mi piel… esos pequeños pinchazos de frío sobre mi cuerpo… pero me faltan las caricias del dios Sol, la alegría que irradia, su abrazo de calor que nadie remplaza ¿te sientes capaz de hacerlo?

Espero que pasen estos días nublados bailando solo con la Oscuridad, un baile lento, muy lento… Con los ojos cerrados me dejo mecer en círculos, con una mano puesta en su cintura, con la otra sujetando la suya. Giramos con las frías melodías que el viento transporta. Lentamente.
Quiero abrazarla, y lo hago. Pero lo único que me ofrece es el recuerdo de la falta de calor. Contrariada, y contraria al Sol, la Oscuridad quiere agradarme. Busca calor en un abrazo que no llega, en un baile con los ojos abiertos. Te busca. Pero asusta con ese frío que quiere transformar.

Por mi parte, sige encantándome, igual que me encanta el Sol. Sigo abrazándola, pues no sólo el Sol merece mis abrazos. Sigo esperando… ¿Vendrás? Se, sin duda, que llegará el día en que sienta calor bailando en su compañía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *