No puedes quitarme el cielo

Estoy al borde de una cornisa. Cierro los ojos y abro mis alas.

Salto.

El aire golpea mi cara y entra con fuerza en mis pulmones. Estoy vivo. Mis músculos se tensan después de tanto tiempo sin hacerlo, mis manos acarician las nubes y las deshacen.

Los ojos siguen cerrados. No necesito verlo, sólo sentirlo. Más arriba.

Puedes quitarme la ilusión, pero no puedes quitarme el cielo. Y aquí volveré siempre, porque sólo tengo que cerrar los ojos y acercarme a la cornisa. Entonces nada importa, el tiempo se detiene y soy libre de nuevo.

Bajo y sólo soy un hombre, pero en el fondo sé que no uno más. Soy un hombre con un secreto, un hombre con alas que puede elevarse a lo más alto, que puede tocar el cielo.

Y a veces me confundiré hasta dejar de creerlo, olvidaré que sólo tengo que cerrar los ojos y acercarme a la cornisa. Arrancaré mis alas inservibles con un dolor inimaginable y lloraré por el recuerdo del cielo y las nubes entre mis dedos.

Pero al final volaré, porque puedo volar, porque yo sé que puedo. Y cuando esté en lo alto no me importará lo que no he creído, lo que nadie cree.

Puedes quitarme la ilusión, pero no puedes quitarme el cielo. Y aquí volveré siempre, porque sólo tengo que cerrar los ojos y acercarme a la cornisa. Entonces nada importa, el tiempo se detiene y soy libre de nuevo.

Una respuesta a “No puedes quitarme el cielo”

  1. Bueno, espero que sea todo metafórico,y eso de saltar sea solo el querer seguir hacia adelante :-D.Mucha suerte en tu nueva andadura;tienes todo mi apoyo.xxx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *