Yo asistí al primer concierto de SILENCIO CIRILICO

Sentir como todo se olvida… no hay nada más que tú y la música… Problemas, nervios, cagadas, miradas, personas que siempre te acompañan… todo se une en ti para crear un momento en el que sólo el presente existe, en el que no puedes más que disfrutar ese presente.

Sé que siempre estás conmigo, pero volveremos a ser sólo uno la siguiente vez; sé que habrá una siguiente vez. Aunque no estés a mi lado estarás dentro de mi… Tú asististe, conmigo, al primer concierto de SILENCIO CIRÍLICO.

Continúo con nuevos sueños a superar (como tú me enseñaste), ayúdame a superarlos, a no caer ante las adversidades que no hacen más que acecharme. Ayúdame a explotar cuando sea necesario, a amar siempre, a no desfallecer ante el odio, a transformarlo, poco a poco, en un poco de amor… Ayúdame a que haya mas conciertos, mas sueños cumplidos…

Ayúdame, también, a que siga bailando en compañía de la oscuridad con el calor que élla me da. A que puedan aceptar éste baile prohibido. El destino siempre interpreta lo sueños de manera distinta a la que lo hicimos nosotros… Ayúdame a quitar la agriedad (¿amargura?) de entre tanta dulzura.

Yo asistí al primer concierto de SILENCIO CIRÍLICO. Él estuvo conmigo en ese primer concierto… ¿y tú?

———————————————-

PD: Hay un error ortográfico en el texto, hecho aposta (los involuntarios están corregidos). Premio a quien lo encuentre y le de explicación.
No se porque hago esto, la verdad, nadie me deja comentarios…

Pequeños apuntes de un día raro…

He perdido en amor.
He ganado en amor.
Me falta algo,
pierdo algo,
¿gano algo?

Atados mis errores a mis sentimientos,
con desanimada e ilusionada cuerda,
siento el agridulce sabor
de su boca y mis lágrimas.

Bésame,
hazme llorar de felicidad.
Perdóname,
hazme llorar de felicidad.

por eso odio mis fallos,
el error en mis actos.
Deseo sus labios…
Odio esta forma de escribir,
deseo su sonrisa.
Odio el pasado,
deseo cambiarlo.
Odio que me odien,
deseo tu amistad.

Días nublados

No se que me pasa los días nublados. Mantengo una relación dicotómica de amor-odio con ellos. Me encantan… verme envuelto con la Oscuridad, notar como la lluvia resbala por mi pelo, mi cara, mi piel… esos pequeños pinchazos de frío sobre mi cuerpo… pero me faltan las caricias del dios Sol, la alegría que irradia, su abrazo de calor que nadie remplaza ¿te sientes capaz de hacerlo?

Espero que pasen estos días nublados bailando solo con la Oscuridad, un baile lento, muy lento… Con los ojos cerrados me dejo mecer en círculos, con una mano puesta en su cintura, con la otra sujetando la suya. Giramos con las frías melodías que el viento transporta. Lentamente.
Quiero abrazarla, y lo hago. Pero lo único que me ofrece es el recuerdo de la falta de calor. Contrariada, y contraria al Sol, la Oscuridad quiere agradarme. Busca calor en un abrazo que no llega, en un baile con los ojos abiertos. Te busca. Pero asusta con ese frío que quiere transformar.

Por mi parte, sige encantándome, igual que me encanta el Sol. Sigo abrazándola, pues no sólo el Sol merece mis abrazos. Sigo esperando… ¿Vendrás? Se, sin duda, que llegará el día en que sienta calor bailando en su compañía…